• Madrid, una ciudad entre la vida y la muerte.

    febrero 26, 2018

    “Se despierta la gente su ajetreo y su rutina y a la vuelta de la esquina amanece, saluda la mañana y las calles se acicalan, el trasiego de la vida nos ofrece avenidas invadidas por motores con sus ruidos sus olores y adelantos. Otro atasco, otro percance, otro borde, otra obra y otro ¿dónde coño aparco? Abandonan sus barrios los hijos del salario a montar el escenario de a diario.”

  • Cáceres, la ciudad monumental

    febrero 18, 2018

    Caía la tarde en mi pequeño pueblo un viernes, cuando de repente el teléfono comenzó a sonar, era la llamada de un amigo que como siempre proponía algo diferente ¿Te vienes a Cáceres mañana? Sin pensármelo demasiado la respuesta fue Sí.

  • Fitur 2018: Descubriendo destinos, viajando sin viajar.

    enero 28, 2018

    Cuando recibí el mensaje en la bandeja de entrada de mi correo, no podía creer que fuera verdad, “Enhorabuena, tu solicitud para visitar Fitur como travelblogger ha sido aprobada”. En ese momento yo que solo llevo un año como blogger (suena raro decirlo y todo) me sentí emocionado y nervioso.

  • Sevilla: De la catedral a los jardines de Murillo

    diciembre 28, 2017

    Hace más de un año cuando comencé con el proyecto de crear un blog de viajes al que decidí llamar Turviaje (Si este que estás leyendo ahora mismo), planee la visita a la ciudad de Sevilla. Hoy tras todos esos artículos por fin puedo decir que he visto una de las ciudades más bonitas del mundo.

  • Crónicas de Holanda: Walibi Holland, toda una experiencia

    noviembre 13, 2017

    Quien me iba a decir a mí que con 32 años me iba a montar por primera vez en una montaña rusa. Desde que llegue a Holanda, el temor y el nerviosismo que acompañan siempre a una primera vez se hicieron patentes. Mi gran amigo y anfitrión Hans había conseguido dos entradas para este magnífico parque de atracciones en los países bajos, muy cerca de la ciudad de Ámsterdam.

  • Crónicas de Holanda: Arnhem, las huellas de la guerra.

    noviembre 6, 2017

    El día se levantaba radiante, un sol espectacular alumbraba una mañana que pretendía ser perfecta. Sentado cerca de la mesita de café fumandome un cigarro y practicando uno de los deportes favoritos de los holandeses, contemplar por la ventana el ir y venir de la gente, estaba esperando a que mi compañero de viaje se despertara. Mientras, el teléfono marcaba el número de mi casa, una llamada matutina para comprobar que las cosas a más de mil kilómetros de donde me encontraba iban perfectamente.