Crónicas de Holanda: Walibi Holland, toda una experiencia

Quien me iba a decir a mí que con 32 años me iba a montar por primera vez en una montaña rusa. Desde que llegue a Holanda, el temor y el nerviosismo que acompañan siempre a una primera vez se hicieron patentes. Mi gran amigo y anfitrión Hans había conseguido dos entradas para este magnífico parque de atracciones en los países bajos, muy cerca de la ciudad de Ámsterdam.

Crónicas de Holanda: Arnhem, las huellas de la guerra.

El día se levantaba radiante, un sol espectacular alumbraba una mañana que pretendía ser perfecta. Sentado cerca de la mesita de café fumandome un cigarro y practicando uno de los deportes favoritos de los holandeses, contemplar por la ventana el ir y venir de la gente, estaba esperando a que mi compañero de viaje se despertara. Mientras, el teléfono marcaba el número de mi casa, una llamada matutina para comprobar que las cosas a más de mil kilómetros de donde me encontraba iban perfectamente.

Visitando el Castillo de La Puebla de Alcocer

La entrada de hoy va dedicada a una pequeña localidad extremeña y su castillo, La Puebla de Alcocer. El pueblo, situado en el noroeste de la provincia de Badajoz a 178 km de su capital. Desde tiempos inmemoriales la localidad ha estado habitada por varias civilizaciones, desde la época cartaginesa hasta nuestros días todas las culturas han buscado resguardarse a la sombra del cerro del castillo

Gastronomía, tradición, cultura y artesanía en La Granjuela

Amigos de Turviaje, hoy es un dia especial para mi y aunque me resulta difícil de escribir este articulo ya que llevo poco tiempo con el blog me he decidido a hacerlo, y os explico que es difícil porque se que no voy a ser como en todos tan crítico y neutral ya que la tierra tira y como no voy a hablaros de la Feria de la Tapa de lechón y lomo de orza en La Granjuela, porque como muchos ya sabéis es mi pueblo, y aunque se suele decir que nadie es profeta en su tierra, hoy voy a dedicar el post a este, mi pueblo y su feria.

Bienvenidos a Tokyo

Hace algún tiempo que descubrí el sushi, esa maravillosa comida que a veces me vuelve loco, pero es una gran sensación saborear un buen pescado, cortado magistralmente, el problema es encontrar sitios de calidad que respeten el trato al producto, y aunque las innovaciones están bien, prefiero la tradicionalidad de Japón con sus productos clásicos, su arroz perfectamente cocinado, y sobre todo la armonía que se respira en el ambiente de estos restaurantes.